domingo, marzo 04, 2012

La infidelidad en la era de la tecnología y redes sociales


La infidelidad en la era de la tecnología y redes sociales

En una sociedad de información en la cual estamos sumergidos en este momento, y las tecnologías que cambian radicalmente día a día, surgen de esta manera las mil y una nuevas maneras de ser infiel. Aunque habra que objetar en algo: ¿Puede ser infiel alguien que solo mantiene sexo virtual y no llega a ser consumado?  ¿Se puede hablar de infidelidad de sólo ver a través de la pantalla de una computadora a una persona? Estas interrogantes las despejaremos a continuación en la entrada de este Blog.

El aumento de las rupturas a causa de una infidelidad descubierta es un fenómeno difícil de medir, pero abogados de divorcio y detectives privados aseguran que su negocio ha aumentado en los últimos años gracias a la popularidad de las redes sociales, y en particular de Facebook.
Esta plataforma, fundada en 2004 y con cerca de 1.000 millones de usuarios, se ha convertido en la principal fuente de pruebas del 20% de los divorcios de Estados Unidos, según un reciente estudio de la Asociación de Abogados Matrimoniales de EE.UU.

En la web Facebookcheating.com, se recogen decenas de historias enviadas por víctimas de infidelidades ocurridas en la red social. Uno de los testimonios, de alguien que se identifica como zdbz, asegura que después de 19 años de matrimonio, una noche se encontró a su esposa dormida frente a la computadora.
"Iba a apagar su laptop cuando me di cuenta de que había muchas ventanas minimizadas parpadeando. Las abrí y ahí estaba. Había estado teniendo sexo online con uno de sus exnovios", escribió zbdz.

El director de Facebookcheating.com, Craig Gross, explicó en conversación con BBC Mundo que, con base en los correos electrónicos que recibe, la mayoría de las infidelidades causadas por Facebook tienen su origen en el reencuentro con una expareja o amistad de la adolescencia o juventud.

"Yo no soy antiFacebook", precisa y añade que la red social no es la causante directa de la ola de divorcios y rupturas, sino que más bien es el medio que facilita la infidelidad en las parejas que ya presentan problemas.

Cibercuernos es una infidelidad
Bueno al punto se va, se podría decir que Si! con la única diferencia del uso de nuevas tecnologías. Hay personas que aparentemente tienen la familia ideal, un marido o mujer perfecta, unos hijos de catálogo... Eso hacen creer a los demás y a si mismos, hasta que un día se ven arrastrados en una relación paralela con la que se intenta llenar los vacíos de una vida no tan perfecta. Las relaciones virtuales son menos riesgosas que las reales para aquellos que no quieren perder lo que tienen, por lo que además de ser infidelidad es una hipocresía. Uno se puede enamorar de alguien que conoce a traves de Internet, pero si eso ocurre hay que decidirse entre una relación con sus "peros" u otra que no sabes bien dónde puede llevarte. Simultanear ambas es desleal, y si se tienen hijos, muy triste.

No me gustaría estar con una persona que araña tiempo al tiempo para estar con otra que le dice lo que necesita escuchar. La honestidad y la comunicación son ingredientes básicos para la vida en pareja, y si eso falla más vale estar solo. No imagino lo que debe ser dormir con alguien, e incluso mantener relaciones sexuales, mientras se piensa en otro.

La "virtualidad" no ofrece excusas para el engaño. Hay gente, que sigue casada por los motivos que sean pero ya no tienen vida sexual ni de pareja. En ese caso no existe infidelidad porque no le debes lealtad a nadie ni tienes que verte a oscuras, en la clandestinidad. Otra cosa es jugar a ser "Belle de Jour", señora de día puta de noche (está casada con un médico a quien ama, pero es incapaz de mantener relaciones íntimas con él. Tiene pensamientos y fantasías eróticas, hasta que un día va a una casa de citas y comienza a trabajar allí durante las tardes. Al mismo tiempo se mantiene casta en su matrimonio, tomado de: http://es.wikipedia.org/wiki/Belle_de_jour)

Cuando un tercero resulta afectado es sórdido y muy cruel, si. Cuando no se engaña a nadie es un juego más entre dos personas que se atraen y se desean. El erotismo de la palabra y de la imaginación puede compensar la falta de contacto real, aunque sólo durante un tiempo. Después, el mismo deseo de ambos hará que se sienta la necesidad de llevarlo a la realidad. Conformarse con pelar la pava en Internet es patético, además de malo para la salud mental.

Chat-Adulterio
En el ciberespacio no hay ni calvos ni feos, todo el mundo es más guapo o joven de lo que parece, el mal humor no está visible y muchos usuarios se vuelven sospechosamente románticos o por la contra, demasiado lanzados. Los ciberamantes constituyen todo un fenómeno social de principios del siglo XXI.

El ciberadultero es una persona que no consolida su infidelidad hasta el plano presencial, sino que mantiene conversaciones y flirteos on line con otras personas no llegando a encuentros presenciales.

El ciberadulterio es una de las formas más polémicas desde la perspectiva ética y legal, algunos países que tradicionalmente han castigado a los adúlteros/as, están planteando cambiar su legislación, por el hecho de que el hecho de que el adulterio no sea presencial no significa que no sea una infidelidad, en todo caso la práctica del ciberadulterio está sujeta a muchas interpretaciones que varían según el entorno y el criterio de cada pareja.

No hay comentarios.:

PRACTICAS DE TICS EN ESTUDIANTES DE COMUNICACIÓN SOCIAL DE LA ALDEA "SIMÓN RODRÍGUEZ"

Como parte del desarrollo de nuevos profesionales en el área de Comunicación Social de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) y Misi...