Mis encuentros con Chávez

Eran los años duros de la represión en la Democracia Burguesa, esa que dieron en llamar representativa. Ya acumulaba yo como 9 juicios por “rebelión militar”, esa rebelión de la protesta por el salario mínimo para los trabajadores y contra el alto costo de la vida, la rebelión de la lucha por los derechos humanos de todas y todos, en una visión claramente integral y de necesaria transformación social como única respuesta al cumplimiento y respeto de estos derechos; los años de la rebelión por ser militante de la izquierda ( para algunos “ultraizquierda”), con Bandera Roja (no la misma de ahora que es “rosadita”), creando los Comités de Luchas Populares (CLP), los Comités de Luchas Estudiantiles (CLER) y los Comités de Luchas Obreras (CLO); organizando a los sectores populares y creando los organismos de militancia revolucionaria.

Eran también los años de la cultura popular y su rescate a través del Frente de la Cultura Popular que creamos como respuesta a la invasión cultural y la alienación ideológica, con nuestro teatro de calle, danzas, bailes y juegos populares en los barrios, en la Propatria militante, el 23 de enero combativo y los sectores populares de Guárico, Carabobo, Aragua y Apure. Era también la Cultura subversiva. Luego, los años de acercamiento con los camaradas masacrados en Yumare: Alfredo Caicedo (Santiago) y Luis Rafael Guzmán Green (Roberto), entre los 9 asesinados, que me decían, recuerdo, el camarada de “Banco República”, y con ellos en 1984 debatiendo la necesidad de tomar las banderas de Bolívar para la conformación del Frente Bolivariano Latinoamericano, la importancia de acercarse a los Militares “nacionalistas” y “revolucionarios”, y yo, por mi parte, con los rígidos esquemas de la militancia  comunista (quería ser más comunista que Marx y Lenin juntos), incrédulo y subestimando estas líneas estratégicas del momento histórico.

En ese mismo tiempo, estudiando Derecho en la Universidad de Carabobo, organizando el movimiento estudiantil por el cupo y el presupuesto y por una Universidad popular y democrática; organizando los Congresos Nacionales de Derechos Humanos (Congresos perseguidos e “ilegalizados”) a través de la Federación Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, fundada por mi padre Chagin Buaiz; mi hermano Douglas Buaiz recorrió todo el país siendo un jovenzuelo para llevar el mensaje de los Derechos Humanos como forma de combatir el poder burgués que los viola con su sola existencia. Ese mismo hermano (desaparecido físicamente a prematura edad), que me llega un día de finales de los años 80, enseguida de la masacre de “El Caracazo” y me dice “Coño hermano, hay unos militares progresistas que quieren acercarse a nosotros, quieren conversar”, y yo con la misma incredulidad y prejuicio político.

En esos mismos años y más tarde, en 1990 y en el 91, el editor de un Diario regional, se me acerca para llevarme a una “entrevista” con unos militares progresistas. Accedí más por curiosidad política que por convicción, lo confieso. Allí estaba Hugo Rafael Chávez Frías. Fue mi Primer encuentro con el Comandante. Nos reunimos, Conversamos, Intercambiamos sobre la necesidad de dignificar al país, de la lucha contra la corrupción, de cambiar a los politiqueros y de la contribución de los militares. Salí menos incrédulo y menos prejuiciado de los dos encuentros en dos semanas continúas. Vino 1992 y nos sumamos a la rebelión cívico-militar, la del 04 de febrero y ayudando en la del 27 de noviembre. Persecuciones, prisiones, allanamientos sin orden, sin proceso. Chávez preso. Debates sobre esta nueva coyuntura, Titubeos de Bandera Roja que ya quería ser “rosadita”. Llega 1998. Electo el Comandante. Primer Encuentro con él como Presidente, y tercer encuentro de nuestras vidas: Hotel Avila, año 1.999  para la planificación participativa de las líneas de gestión de la política pública de su gobierno a favor de los derechos humanos de las niñas y los niños. Fue impresionante el ejercicio de participación del Comandante Chávez en las mesas de trabajo. No fue el Presidente que abre el espacio y se marcha, ni que llega a la clausura, fue el Presidente que construyó en conjunto la política de niñez de su gobierno. Yo estuve como  Consultor de Unicef. La increíble memoria de Chávez me recordó en medio de todos los participantes.

También desde el año 1997 anduvimos investigando y proponiendo en todo el país un Plan Nacional por el Derecho a la Identidad de los Niños, y detectamos la asombrosa violación de este Derecho con la negación de la partida de nacimiento a más de un millón quinientos mil niños. Diseñé una propuesta para cortar de raíz el problema: Un Plan Nacional de Identidad que estableciera además de las inscripciones de todos aquellos jóvenes y niños de menos de 18 años de edad sin partida de nacimiento con la sola comprobación de su nacimiento en el país, sin ningún otro requisito; la creación de Unidades Hospitalarias de Registro Civil de Nacimientos –UHRCN- que hacía entrega de la partida de nacimiento del niño o niña inmediatamente después de nacido, sin el viacrucis de Prefecturas y Jefaturas.. Nadie nos escuchaba, nadie nos veía, así como eran invisibles los niños sin identidad y ello se transformaba en una cadena de violaciones sucesivas de derechos humanos (Educación, Salud, Seguridad Social, etc). Llegó esto a oídos de Chávez en 2001 a través de la siempre luchadora Dra. Ofelia Russian Curiel, e inmediatamente pidió reunirse con nosotros. Inicialmente nos dijo que solo tenía unas dos horas porque debía resolver otros asuntos, que nos recibiría a las 8 y 30 p.m.. Era Aristóbulo Istúriz Ministro de Educación, y allí estuvo como siempre en la pelea por los niños, atento, dinámico, creativo. La emoción del Comandante brotaba por su piel en la medida en que nos escuchaba con un proyecto que con irrisoria inversión social eliminaba de forma sustancial una odiosa causa de negación de derechos a los niños. Eran las 12 de la noche y a esa hora mandó a llamar a la Ministra de Salud, al de Interior, al de Planificación para instruirles con emoción sobre la implementación de las Unidades de Registros de Nacimientos en todos los hospitales y maternidades del país. Estuvimos toda la madrugada; hablamos del Sistema de Protección de la Niñez y Adolescencia, intercambiamos opiniones y desencantos, ideas y acciones inmediatas. Le hice entrega de un Libro y una carta que le enviaron de El Salvador unos camaradas del Farabundo Martí (yo había estado unos meses antes en Misión con Unicef y el Plan Bolívar 2000 atendiendo la emergencia por el Terremoto); contamos anécdotas políticas, y a las 5 de la madrugada dijo “Me baño y salgo a Perú a las 7 de la mañana”. Un Encuentro que debía ser de unas dos horas se convirtió en más de 9 horas. Luego vino el sabotaje y el Golpe de la Oligarquía del 11 de abril de 2002. Como sabemos, muchas acciones y políticas de Estado salieron violentadas y la pérdida no fue solo en términos económicos, sino también del desarrollo humano. Ello atrasó la implementación de las UHRCN. A comienzos del 2003 va Chávez a un acto en la Asamblea Nacional sobre el Sistema de Protección, al que fui invitado. 

Me encontraba en 5ta o 6ta fila como uno más. Ese día aprobó mil millones de Bs. para el funcionamiento del Sistema de Niñez. Al culminar, mientras salía entre la multitud, como siempre su mirada se extendió más allá de los presentes protocolares hacia las últimas filas, me ve y grita “Epale Yuri qué pasa con lo del Plan de Identidad?  Eso está atrasado, tienen que ir más rápido, pónganle empeño pues..!”. Fue mi quinto Encuentro con el Comandante. Otra demostración de la memoria y atención que siempre puso a todo lo que significara dignidad y Justicia social. Así, entre pocos encuentros y sin nada de retórica, con honestidad inconfundible; fui conociendo y admirando por siempre al gigante e indestructible Chávez, quien me enseñó tantas cosas, de quien aprendí tanto, pero esencialmente a creer en aquello en lo que era incrédulo! Por la virtud de ser siempre quien fue es que Chávez sigue vivo, por auténtico y noble.

Por eso es que lo veo a diario, sigo teniendo encuentros con mi Comandante Chávez: Hoy le he visto en la bondad y nobleza de una madre cargando a su hijo, y también en ese niño besando a su madre. Nuestro Chávez vive en la mirada sincera y las manos callosas del obrero y la obrera; Y...en el sudor de la patria hoy le he visto luchando por la vida y el amor, por la dignidad y la igualdad.. Sin duda Chávez vive. Está en mares y océanos, hoy en llanos, cordilleras y sabanas, mañana y siempre en el aire, en el viento, en el agua, en la tierra..! Lo encuentro a cada rato en la mirada humilde, alegre, sabia, romántica y gigante de nuestro pueblo. Y en el fuego siempre encendido de los pueblos me sigo encontrando con mi comandante: hoy le he visto luchando, cabalgando...comandando ejércitos libertarios por la vida.

ybuaiz@gmail.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿QUE ES UNA VAGUADA?

TELEFÓNOS DE EMERGENCIA EN EL ESTADO GUÁRICO

CONOZCA EL MUNICIPIO JUAN GERMAN ROSCIO (SAN JUAN DE LOS MORROS)