REQUIEM A ROBERT SERRA

Por Yury Emilio Buaiz.- A finales de los años 90 era un muchacho cuando le conocí. Dice uno muchacho pero era un niño. Esta manera de decir muchacho es muy nuestra. Siempre sus ojos brillaron de alegría y fervor. Anahi Arizmendi disfrutaba de la lucha de los niños-muchachos y niñas-muchachas por sus derechos. Nos reuníamos en cualquier parte. 

En el Consejo Nacional de Derechos del Niño ya en el 2000. Quien no disfruta de verlos y verlas labrar su propio futuro desde el presente? Intercambiabamos miradas Anahi, los demás consejeros y consejeras cada vez que tomaba la palabra. Un día deje de verlo personalmente pero como decimos siempre "no le perdía la pista". 

Años más tarde, en algún momento iba a la Defensoría del Pueblo y lo conseguí junto al Teresa Carreño. Me alcanzó a saludar y me dijo: "Yuri voy a estudiar derecho y sabes quiero ser revolucionario, quiero militar en la izquierda. .." hablamos un rato y aquel que conocí niño-muchacho ya era un joven con tanta madurez y seguridad que me plenó de orgullo el saber que la conciencia por los derechos humanos en una visión avanzada de transformación revolucionaria de la sociedad es una herramienta para forjar la conciencia política. Una u otra vez volví a verle personalmente y hablamos poco, pero al verlo en aquel año 2004 en las pantallas de la Tv como dirigente estudiantil revolucionario me causó tanta admiración y me dije Robert cumplió su palabra: " es un revolucionario". Batalla tras batalla, al lado del pueblo, constante y sin descanso en estudio y compromiso le vi entonces transitar el sendero que hace mucho dijo el Che Guevara, graduándose del más alto escalón que puede aspirar un ser humano: el de revolucionario. 

No cesó ni descansó un segundo desde ser aquel niño-muchacho en su formación ideológica elevando cada día su espíritu combativo y la sensibilidad humana y social. Ese muchacho le han arrancado la vida física porque era demasiado noble y digno para las huestes del fascismo. A ese muchacho no podían dejarlo seguir volando en libertad porque era demasiado oxígeno para la vida. Era muy hijo del Comandante eterno y resulta peligrosa una fiel descendencia como la de Robert. Cuanto dolor e impotencia hoy ante la nefasta noticia de su vil y cobarde asesinato, al tiempo que un enredo de sentimientos entre la rabia y la esperanza me embargan. Arrechera me da su muerte en manos de los asesinos brutales (materiales e intelectuales), arrechera por tanto odio que encarnan y practican. Arrechera porque asesinan la vida física, pero tengo la certeza que nunca asesinarán la obra, el pensamiento y menos la dignidad revolucionaria. Arrechera por el ensañamiento contra Robert y Maria que lleva nombre de pueblo. 
Enlace permanente de imagen incrustada 
Asesinarlo junto a María es el mensaje de la derecha rugiendo con sus fauces como es capaz de matar todo aquello que asemeje a pueblo y revolución. Arrechera tengo por tanta miseria humana de aquellos que disfrutan ante la muerte porque piensan (creen que piensan?) diferente. Pero junto a la arrechera se me junta la esperanza. Esperanza al ver el amor que fue brillo en mirada, sentimiento y obra de un joven-muchacho revolucionario, porque tengo la certeza que en la patria de Bolívar y Chavez hay millones Robert Serra y millones Maria Herrera. Esperanza porque veo al pueblo también brillando de amor a pesar de la oscurana del odio fascista. Esperanza lléname de un poco de alegría en esta hora de múltiple tristeza. Robert Serra y Maria Herrera viven y vivirán por siempre. Hasta la victoria siempre ...y más allá de los tiempos...!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿QUE ES UNA VAGUADA?

TELEFÓNOS DE EMERGENCIA EN EL ESTADO GUÁRICO

CONOZCA EL MUNICIPIO JUAN GERMAN ROSCIO (SAN JUAN DE LOS MORROS)